lunes, 21 de noviembre de 2011

La democracia de la pandereta y las castañuelas.

Después de una jornada electoral bastante tranquila, sin incidentes ni atentados de ETA. El 20N pasa a confirmar lo que todos esperábamos. Una mayoría absoluta del PP, frente a una caída mas que merecida de los "socialistas", llevándolos a los perores resultados de su historia.
Pero ciertamente, este vuelco electoral no se produce por convicciones políticas del electorado, la mayoría de los que han cambiado su voto, no ha sido por el carisma de Mariano Rajoy (ni mucho menos), si no como castigo al PSOE, por su pésima gestión de la crisis.
Estamos en un sistema totalmente bipartidista en el que los dos grandes se reparten la tarta a su antojo, garantizándose que cada cuatro u ocho años existirá una alternancia política.


La actual Ley Electoral que tenemos no es para nada Democrática, por que depende al partido que votemos, y en la comunidad que lo hagamos, nuestro voto vale mas o menos. Entonces, ¿realmente nuestro voto cuenta? La respuesta no es muy sencilla de responder, mas bien diremos depende de a quien votes.


Que alguien me explique esto, por que no lo entiendo:

    CiU        16 Escaños  1.014.263 Votos
    IU-LV    11 Escaños  1.680.810 Votos
   AMAIUR  7 Escaños     333.628 Votos

¿Como puede ser, que un partido con seiscientos mil votos mas que otro, consiga menos escaños?
A la pregunta: "¿A quien has votado?
Yo respondo:  Votaré cuando realmente mi voto tenga el valor que se merece, en una Democracia Real. Si los votas, los estas legitimando y aprobando este sistema injusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada